Seguidor@s de Embolica (Hazte seguidor/a)

domingo, 23 de enero de 2011

Hablar solo

No sé si soy un bicho raro (que lo soy) si no estoy bien de la azotea (que no lo estoy)… pero lo cierto es que en ocasiones hablo solo (sin acento de la antigua regla).

Tal manía empezó de ñajo, desconozco si tuvo algo que ver el hecho que empecé a hablar relativamente tarde, los demás niños de mi edad hablaban y yo no decía ni mu, supongo yo que sería porque no necesitaba nada especial que no tuviera.

Pues eso, una vez adquirido el dote del habla, mis primeros escarceos con los soliloquios tenían como imaginarios interlocutores los soldaditos que mis manos manejaban en los juegos infantiles (por cierto, qué decepción descubrir que los madelman no se movían solos, como en los anuncios de la tele). Diálogos de este tipo supongo que se sucedieron en mi primera infancia.

Poco después, aún en m mi niñez, el hablar solo tomó una nueva dimensión, los partidos de fútbol con cromos que en el comedor de casa me montaba tenían una banda sonora. Y ésa era mi voz emulando a los locutores de partidos de fútbol que por aquel entonces escuchaba por la radio (el fútbol televisado era una excepción). “Coge la pelota Migueli,, se la pasa a Schuster, Simmonsen y….. goooool”. Emulaba a Miguel Ángel Valdivieso y seguía así con mi costumbre de hablar solo.

La adolescencia trajo consigo responsabilidades estudiantiles que también adaptaron el mencionado hábito a mi persona. Mi costumbre de estudiar justo la noche antes del examen hacía que me pegará las grandes empolladas y para ello me urgía hablar solo: leía, releía, subrayaba, esquematizaba y recitaba, es decir hablaba solo recitando la lección para un inexistente interlocutor (luego en la facultad abandoné tal hábito ante la costumbre que adquirí de estudiar en la biblioteca, qué hubieran pensado de mí).

Y llegados a la plenitud física de mi persona (de la cual aún no me he apeado) he adquirido nuevos hábitos a la hora de seguir tan saludable (o tan poco saludable) costumbre de hablar solo. Varias son las situaciones en las que en la actualidad “hablo solo”:

Frente del ordenador cuando el aparatejo cree oportuno putearme e ir más lento que el caballo del malo (y siempre en el peor momento): “me cago en la puta, otra vez no…” y frases de este tipo y peor sonantes fluyen de mis cuerdas vocales con cierta frecuencia:

Frente al televisor viendo un partido de fútbol, baloncesto,… preferiblemente con mi equipo de protagonista: “pero chuta ya, imbécil”, “pero para qué chutas, imbécil”, “pégale, coño, que nos va a meter gol”…. Y frases de este tipo articulo en la intimidad en tal momento deportivo.

Al volante: acostumbran a ser reniegos e insultos (eso sí, seguro de que nadie los escucha, y mucho menos a quién van dirigidos) ante el tráfico complicado de la ciudad: “me cago en la ostia, que nos ves que la gente tiene prisa, imbécil, arranca ya….”, ahora te paras, pedazo de mamón, y a los demás que nos den por culo”. Y exabruptos de diversas índoles son exclamados por mi persona para liberar la tensión de la circulación de la gran ciudad.

Así a bote pronto este es mi historial de “hablar solo”. Ahora mismo no caigo en ningún otro momento.

Espero que no sea patológico.

26 comentarios:

  1. Uffff pues si es patológico o muy grave ;) debemos buscar unos cuantos, la cura urgentemente.

    Te daré algunos sieslo ejemplos de hablar sola

    Me estoy arreglando para salir y me rompo una media al ponérmela: mierda! to me pasa a mi, ahora seguro no tengo otras.

    Suena el teléfono y antes de cogerlo: y ahora quién será? (la impaciencia me puede)

    En lo del coche y coincido contigo, pero en lo de los partidos no, básicamente porque no suelo verlos :)

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Perdone mi atrevimiento al utilizar la hoja de comentarios para pedirle un favor. Una amiga mía ha empezado un blog, donde escritores nobeles pueden empezar a darse a conocer. Y creemos que si usted nos la colgara en su página daríamos a las personas más oportunidades para conocerle: http://esperandoagala.blogspot.com/ . El otro blog es de cuentos infantiles que en cada uno de ellos escribe los valores humanos que se están perdiendo hoy en la sociedad, y me imagino que en su blog entren muchos padres a los que les puedan interesar: http://habiaunavezuncuento.blogspot.com/
    esperando que le guste estos blog y que pueda ponerlo en el suyo para poder darlo a conocer, agradeciéndoselo de antemano.
    Cariños sinceros desde gran canaria.

    ResponderEliminar
  3. Mientras no creas que te responden no es malo. Lo chungo sería que empezases a oír voces. Pero, ¿quién no ha pensado en alto nunca...? Y eso de los improperios también es más o menos habitual. Podéis estar tranquilos. Perdón, PUEDES estar tranquilo ;-)

    Saluditos en voz baja.

    ResponderEliminar
  4. yo, a veces, incluso con gente delante, hablo sola. quién mejor que yo misma para escuchar lo que pienso?

    ResponderEliminar
  5. Yo, como te indica Kinezoe, creo que lo de hablar solo es algo bastante común y mientras no tengas interlocutores imaginarios todo va bien. Y como dice F- osca más de una vez a mí también se me escapan frases en público dirigidas hacia mí misma, sobre todo cuando estoy trabajando, lo que llega a ser a veces un poco incómodo cuando te das cuenta de que te han escuchado y te miran...

    En definitiva, que sea ésa toda nuestra locura! :D

    saluditos

    PD. Comparto tu decepción al descubrir que los Madelman no se movían solos...

    ResponderEliminar
  6. Todos tenemos épocas de hablar solos. Los niños lo hacen sin parar con muñecos, soldaditos, chapas que emulan futbolistas... además, ahora con los móviles incluso si vas hablando solo por la calle nadie se inmuta, creen que tienes el pinganillo puesto.
    Nada grave, Sese. Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Yo hablo sola a todas horas, nadie me escucha mejor que yo, ;)En el despacho ya se han acostumbrado, a veces hasta es divertido, cuando la trabajadora social se sienta en mi mesa a hacer algo, por ejemplo. Ella también habla mucho mientras trabaja, y ahí estamos las dos, cada una comentando su jugada, hablando sin parar...

    ResponderEliminar
  8. Sieslo: me ha hecho gracia eso de preguntarse a viva voz cuando suena el teléfono quién será. A mí no me pasa, ni tampoco lo de las medias.Me alegro que no sea pagtológico.

    SAludos cordiales

    ResponderEliminar
  9. Melania: prometo echar un vistazo a esos blogs

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Kinezoe, no, eso de escuchar voces no es mi caso, de momento. Me quedo, pues, más tranquilo ante estos hechos no tan extraños, por lo que veo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. -F osca: bien dicho tal costumbre servirá para reafirmar nuestros pensamientos

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Lillu: y a menudo esas exclamaciones son para reprendernos a nosotros mismos errores en el trabajo, en el juego,... Sin duda es el primer síntoma de propósito de enmmmienda ante nuestros fallos

    Saludos

    p.d. Ni los madelman ni las muñecas de famosa que se dirigían a Belén (claro que eso ya me importaba poco)se movían por sí solos

    ResponderEliminar
  13. yoyoyo: además de niños los soliloquios en nuestros juegos iban acompañados de sus onomatopeyas correspondientes de dudosa semblanza con los sonidos reales que se intentaban emular. Qué pensaría la gente del siglo XIX, por ejemplo si pudiera observar en la actualidad como la gente habla sola por la calle con un aparato en la oreja.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Vir: seguro que tal costumbre te ayuda a una mejor concentración en lo que te traes entre manos. Es por tanto, deduzco, una costumbre sana cien por cien

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Oooooh, las muñecas de Famosa tampoco???? Acabas de matar mi infancia... :P

    +saluditos

    ResponderEliminar
  16. hablar solo es perdonable. Lo jodido es cuando empiezas a mantener conversaciones. Por inteligentes que sean estas, lo recomendable es no tenerlas cuando hay gente que te/os pueda oir.

    ResponderEliminar
  17. Jo, al leer el título yo había pensado que era más grave: que ibas hablando solo por la calle o algo. Insultar al ordenador o al resto de conductores no es hablar solo, sino más bien entra en el grado de "reacciones neuronales habituales", como lo de cantar bajo la ducha ;).

    ResponderEliminar
  18. Jeje, creo que no es preocupante y nos pasa a muchos ;)
    Yo hablo hasta en sueños y me despierto a mí misma!

    ResponderEliminar
  19. Lillu: lamento de ser yo quien te dé esta mala noticia, pero no, las muñecas de famosas que se dirigen al portal para ver llorar al niño... no andaban solas, era un montaje televisivo.

    Saludos y a superarlo. ;)

    ResponderEliminar
  20. Amic Dalmau, un enfermo que tenga conversaciones en solitario no será considerado como tal hasta que ese ámbito trascienda de su intimidad, quién sabe si más de uno que no lo parece adolece de esa patología

    Apa, a reveure

    ResponderEliminar
  21. Doctora Anchoa: en mi caso lo de cantar debieran prohibírmelo para bien de quien pueda oír los berridos, pero de momento ese delito aún no está tipificado (o al menos eso creo)

    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Isi: eso de hablar en sueños y despertarse con la propia voz no lo había oído nunca, pero bueno, cuanto menos es curioso.

    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Pues si, no estás solo. Ya ves.

    Observo que en tu etapa adulta, esa necesidad se desencadena siempre ante una contrariedad con algo; ordenador, fútbol... Y es en esta etapa en la que nos diferenciamos algo.

    Yo hablo sola sin motivo, no es necesario darme de narices con una contrariedad o sorpresa para hablar solita. Así que te imaginarás mi verborrea incontenible si por casualidad esa motivación existe... ainssss.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  24. ana: me alegra saber que no estoy solo, aunque por lo que explicas y no me había percatado de ello ¿acaso me esté convirtiendo en un gruñón?

    Espero que no, intentaré remediarlo

    SAludos

    ResponderEliminar
  25. Podía enrollarme hasta el infinito juas. ¡No rajo yo ni ná,y sola!

    Sese...no te fustigues. Es un mal endémico.

    ResponderEliminar
  26. Fiebre: pues nada a seguir dialogando entre nosotros mismos, que al menos nadie nos llevará la contrario, y si es un mal endémico, qué se le va a hacer

    SAludos

    ResponderEliminar

Diu la teva

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails