Seguidor@s de Embolica (Hazte seguidor/a)

domingo, 19 de octubre de 2014

Yo tuve un blog



Hace muchos, muchos años, un grupo de amigotes nos reunimos a instancias de uno de ellos, adicto a la informática y siempre a la última en temas tecnológicos y demás.

Nos propuso al amparo de unas cañas montar un blog... y la idea tiró p'alante, cinco editores y los post se sucedían y las colaboraciones externas eran periódicas.

Pero claro, la cosa requería constancia, eso y el hecho de tratarse de un hobby hizo que los escritos de casi todos los editores del blog se espaciaran en el tiempo hasta desaparecer, menos los de un menda, que no sé sabe por qué siguió periódicamente publicando e interactuando en el mundo de la blogosfera.

Inquietudes, reflexiones, música, literatura, tonterías mil vestían la pantalla de embolica que fa blog. Comentarios de otros bloggers, visita a otros sitios...

Y así semana tras semana, hasta que el mundo de los blogs entró en una clara recesión, corría el lejano 2014, nuevas ofertas tales como el twitter (al que tarde muchos años aún en incorporarme), el instagram, facebook, whatsApp y otras novedades que ahora no recuerdo y que surgieron en el remoto 2015, hicieron que la llama de la blogosfera se apagara.

La inmediatez de la competencia debilitó a ese gigante que en su momento fue la blogosfera. hasta hacerlo tambalear en estos momentos. La gente dejaba de comentar y leer otros espacios, eran blogueros que creían tan importante interactuar, sociabilizar a través del blog como escribir en él. De acuerdo que el gusano de aporrear las teclas aún pervivía, pero era hasta cierto punto deprimente que a nadie llegaran esas letras que con tanta ilusión creábamos.

No sabría cuándo exactamente la desilusión se apodero de éste que escribe, lo que sí recuerdo, como si fuera hoy que allá por octubre del  2014 recapacité al respecto. Poca gente leía mis escritos, mis tonterías, aún así me hacía mucha ilusión el "comunicarme" con esos otros blogueros que coincidíamos en nuestros espacios, saber de ellos e intercambiar opiniones sobre sus reflexiones, sus gustos y los míos...

Al fin y al cabo éramos pocos pero bien avenidos, y me seguía gustando escribir, bien o mal, no me importaba, no me debía examinar nadie, y lo que surgiera de las teclas no tenía la necesidad de tener un nivel mínimo. Ya había pasado mucho tiempo desde aquellos inicios en los que cada post tenían una ardua labor previa de preparación.

Además embolica era una especie de bitacora donde almacenaba mis reflexiones y, las lecturas, los conciertos, las películas, la música... un lugar donde acudir en un futuro cuando no recordara si había leído o no un libro, si la película aquélla me había gustado o no... o simplemente un mirar atrás para convivir con ese Sese que aún conservaba algún cabello negro, un tipito que ya lo quisiera el Sese actual...

En fin eso fue lo que pasó, tras ese año no sabría concretar cómo se continuó extinguiendo la llama de embolica pero la realidad es ésta, que hoy en el año 20XX escribo esta entrada recordando que una vez tuve un blog que ocupó un lugar en mi vida, era una de esas cosas que siempre he memcionado como "las cosas importantes entre las no importantes de la vida"

jueves, 16 de octubre de 2014

Un poquito de macarrraca

Y es que ésta es una de esas canciones que te ponen las pilas seas más o menos  punk, te vaya el oi o lo odies.. En cualquier caso estamos ante un clásico que a veces, y hoy es un día de esos, que me apetece escucharlo a tope de volumen, en la intimidad y haciendo amagos de esos pogos que en su momento estuvieron en boga y que tanta rabia me daban.

Un chute de adrenalina y una válvula de escape al estrés que nos hará más llevadero este jueves.

Con todos ustedes el clásicoIf The Kids Are United, de Shame 69




For once in my life I've got something to say I wanna say it now for now is today A love has been given so why not enjoy So let's all grab and let's all enjoy If the kids are united then we'll never be divided If the kids are united then we'll never be divided Just take a look around you What do you see Kids with feelings like you and me Understand him, he'll understand you For you are him, and he is you If the kids are united then we'll never be divided If the kids are united then we'll never be divided If the kids are united then we'll never be divided If the kids are united then we'll never be divided I don't want to be rejected I don't want to be denied Then its not my misfortune That I've opened up your eyes Freedom is given Speak how you feel I have no freedom How do you feel They can lie to my face But not to my heart If we all stand together It will just be the start If the kids are united then we'll never be divided If the kids are united then we'll never be divided




Por primera vez en mi vida tengo algo que decir Quiero decir que ahora por ahora es hoy El amor se ha dado, por qué no disfrutar de ella Así que vamos a tomar todas y vamos a disfrutar de todos los Si los niños están unidos entonces nunca seremos divididos Si los niños están unidos entonces nunca seremos divididos Basta con echar un vistazo a tu alrededor Qué es lo que ves Los niños con sentimientos como tú y yo Entenderlo, te entiendo Para que lo son, y que es Si los niños están unidos entonces nunca seremos divididos Si los niños están unidos entonces nunca seremos divididos Si los niños están unidos entonces nunca seremos divididos Si los niños están unidos entonces nunca seremos divididos Yo no quiero ser rechazado No quiero que se negó Entonces no es mi desgracia Que he abierto los ojos La libertad es dada Habla como te sientes No tengo la libertad ¿Cómo se siente Se puede mentir en mi cara Pero no to mi corazón Si nos mantenemos unidos Sólo será el comienzo Si los niños están unidos entonces nunca seremos divididos Si los niños están unidos entonces nunca seremos divididos

domingo, 12 de octubre de 2014

Juegos excel



Todo tiene su moda, todo tiene su momento, y lo que hoy nos parece lo más de aquí nada se nos antojará obsoleto.

Y en estos tiempos todo va mucho más rápido. Seguro que algunos ya se están riendo de esto de los blogs y lo catalogan como algo de otro tiempo, como un aspecto superado...

Pero al lio que me disperso, decía que lo que hoy es lo más, mañana será objeto de nostalgia. Quién sabe cuánto de auge le queda al cundy  crush y qué diabólica invención, novedad, vendrá a sustituir al puñetero jueguecito (si sabéis de algo me lo comunicáis, please!).

Y si hoy es el cundy lo más, ayer fueron los blogs, no hace mucho (o sí, depende cómo se mire) lo eran los juegos de excel. Y haberlos aún haylos pero ya no existe ese furor por completar la hoja de cálculo.

Unas fotos a las que debías poner título, ya sea el nombre de un futbolista, el título de un actor o una película concreta. Y comentabas los resultados y avances con los colegas, que si no recuerdo quién es este futbolista, que si este actor me suena mucho pero no acabo de situarlo...

Y uno de los primero y que más éxito tuvo, al menos en el círculo en que me movía, era el de las botellas de licor.

La cosa consistía en adivinar la marca de la imagen de la botella en cuestión, eso sí difuminada convenientemente para que fuero tarea imposible leer la leyenda de la etiqueta. Eso sí con la dificultad añadida que se debían escribir los nombre EXACTAMENTE igual como el diseñador del juego lo había hecho: acentos, mayúsculas, apostrofes... dificultaban la cosa pues era posible que supieras la solución pero la grafía no fuera exacta.

Iba a bares, iba al súper, a la discoteca... y tenía fijación por las botellas expuestas en las estanterías de los locales en cuestión. Y el día era un poco mejor si daba con alguna de las que todavía me faltaban.

Incluso aún guardo una papel donde me imprimí el excel para dar con las botellas que aún me faltaban y compararlas para ver si daba con ellas.

El excel en cuestión ya se perdió en los infiernos del disco duro de vaya usted a saber qué ordenador pero el papel en cuestión lo hallé hace poco y no sé por qué me resisto a tirar no vaya a ser que en un futuro próximo dé con la botella de anís que aún no sé cuál es pero que lo tengo en la punta de la lengua.

Bombay, Eristoff, JB, El Gaitero, 103, Etxeko, Ricard Cointreau, Don Simón, Melody, Zoco, Frangelico, Paternina, Mangaroca, Sheridan´s Cien Pepper´s, Ballentines, Disaronno, Larios, Marie Brizard, Tanqueray, Carlos III, Smirnoff, Ruavieja, Caballero, Cutty Shark, Dyc, Duque de Alba, Tía María, Beefeater, Magno, Cinzano, Jameson, Gordon´s, Cacique, Del Mono, Faustino V, Chivas, Jim Beam, Moet Chandon, Las Endrinas, Malibú, Bacardi, Jack Daniel´s Havana Club, Cardhu, Licor 43, Four Roses, Whiskypeché, Doble V, Pampero, Benedictino, Campari, Gran Pecher, Gran Pomier.

Fueron los que acerté y otros se quedaron sin solucionar hasta el día de hoy en el que os hago partícipes, ¡oh, escasos lectores! para que me ayudáis a concluir tan diabólico juego, o que simplemente leáis y comentéis, si os place estas nimias líneas de éste que escribe.

Y para muestra un botón, este botón a modo de tres fotos del excel en cuestión.





Y vosotros, ¿jugastéis al excel de los licores? o acaso fue otro, o ninguno...

Por cierto en internet se pueden encontrar todavía un montón de ellos.

jueves, 9 de octubre de 2014

Momentos... y canciones

La grandeza de la música, entre otras cosas es que sirve para ponerle banda sonora a nuestro estado de ánimo, quién cuando ha estado eufórico no lo ha amenizado con algún tema, qué sé yo, con el Tractor Amarillo, quién cuando ha estado enojado con su pareja no se ha puesto en el tocadiscos a Pimpinela y su pega la vuelta (o como se llame).

Claro que hay momentos más profundos y músicas más especiales, con más enjundia que las citadas para acompañarnos en esos momentos.

Y hoy quiero acompañar este momento (este post) con esta canción, que por sí sola ha valido idear un escrito para darle sentido:




Joder, ¡¡¡¡qué buenos!!!!

Tanto es así que nos merecemos un bonus track, ¿no?

domingo, 5 de octubre de 2014

Verano cultural




Yo fui Johnny Thunders, de Carlos Zanón: Primera y agradable aproximación al autor barcelonés. Aire nuevo para la novela negra donde abundan las referencias musicales y lugares conocidos, un plus a la hora de su lectura. Ideal para el verano.

Caligrafía de los sueños, de Juan Marsé. Retrato de la Barcelona de la post guerra y la infancia/adolescencia de Ringo, su protagonista. típica novela de Marsé, bien escrita pero a la que le falta "algo".

Miami Blues, de Tom Wolfe. Última novela del autor y acaso la menos aconsejable. Eso sí se repiten estereoripos anteriores, personajes aparentemente triunfadores (en este caso un policía cubano) a los que se les tuerce la vida de manera insospechada.

Dime quién eres, de Julia Navarro. Historia de la Guerra Civil, de un periodista de poca monta que pretende descubrir la vida de su bisabuela, de la que nadie conoce nada. Su investigación le deparará múltiples sorpresas.



Her   típica historia de amor entre atípicos enamorados, un escritor y su sistema operativo, Samantha.  Muy original aunque a veces roza lo ridículo por inverosimil, aun así muy buena peli

CDGB. Historia del mítico local de conciertos neoyorquino KBGB y su peculiar dueño Willy Crystal. Ni que decir tiene que la banda sonora es lo mejor del filme

Ocho apellidos vascos
, de Emilio Martínez-Lázaro. Comedia llena de tópicas, en muchas ocasiones demasiado fáciles, para pasar el rato sin más.

Los Tenembaus, esta excéntrica familia nos muestra sus peculiares miembros, una deliciosa comedia que presenta unos personajes a cual más “interesante”, amén de una magnífica banda sonora.

Medianoche en Paris. Magnífica película, acaso un pelín corta, una muy original idea que quizá debiera haber cerrado un poquito mejor la trama argumental. Aún así de lo mejor de Woody Allen.

El Último Refugio, clásico del cine negro con el mejor Bogard y una guapísima Ida Lupino. Un placer revisar esta joya.

El cielo sobre Berlín, cuando los ángeles nos rodean y leen nuestros pensamientos. Difícil propuesta de Wenders

Djiango, de Quentin Tarantino, bueno aunque algo largo western. Con la violencia en los tiroteos a lo Peckinpah le sobra metraje.

El gran carnaval, de Billy Wilder, magnífica película, crítica al sensacionalismo en la prensa. Que la realidad no te estropee una buena noticia. Wilder alejado de los registros que le dieron la fama. Aun así, igual de genial en el guión y diálogos que siempre.

El retrato de Jennie, de William Dieterle, filme  al servicio de Jennifer Jones la por entonces mujer del productor David O. Selznick. Aun así una verdadera joya, una hipnótica historia de amor con buenos actores (lástima del doblaje al español de Joseph Cotten) con algún fallito de script incluido.

Un funeral de muerte, de Frank Oz. Comedia británica con poco humor inglés, más tipo vodevil, con algunos momentos divertidos.

El guateque, de Blake Edwards. Amable comedia que se queda en eso. La típica película que vi de pequeño y que tenía idealizada hasta que posteriores visionados han supuesto una nueva evaluación de la misma.

El viento se levanta, de Hayao Miyazaki. Última entrega del genio del anime. Vuelve la obsesión por el cielo aunque se echa en falta el torrente de imaginación de otros filmes. Eneste caso opta más por una historia con más sentimiento que nos acerca más a La tumba de las luciérnagas.

Callejón sin salida,  de John Cromwell. Humphrey Bogart en una encrucijada, cine negro en su máxima expresión en este clásico del director americano

Sucedió Una Noche, de Frank Capra, lo mismo que la anterior pero cambiar a Humphrey por Clark Gable y cine negro por comedia. Imprescindible

La Caza, de Thomas Vinterberg. Excelente film sobre los prejuicios y los juicios de valor injustos y las consecuencias que ello puede acarrear.

Crimen ferpecto, de Alex de la Iglesia. Simpática comedia sin más de un director al que deberíamos exigirle más. aun así, se pasa un buen rato. 

Malditos bastardos, de Quentin Tarantino. De las mejores del autor. Interpretaciones excelsas para una historia que pese al largo metraje no le sobra nada, acaso el final no esté a la altura del resto de la trama.

Madame de..., de Max Ophuls. Clásico imprescindible. Unos pendientes cambian continuamente de mano al amparo de los avatares amorosos de los protagonistas.

Carta de una desconocida, de Max Ophuls, más de lo  mismo, en este caso la adaptación de la novela de Zweig con una adorable Jean Fontaine.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails