Seguidor@s de Embolica (Hazte seguidor/a)

domingo, 24 de marzo de 2013

Divagando dispersamente

Los años sesenta fueron testigos del movimiento hippie, el desmarcarse del sistema y de sus injusticias supuso el nacimiento de una juventud que renegó del materialismo, del capitalismo, de los valores del mundo occidental, desconozco qué movimiento sería el equivalente en décadas anteriores (¿acaso la generación beat?) del siglo pasado.

En cualquier caso suponía una ruptura con lo establecido y como consecuencia de ello tuvo la vertiente que polarizó este ideario. Haz el amor y no la guerra, amor libre, abuso de drogas alucinógenas. cualquier excusa para desmarcarse del mundo organizado, del capitalismo, del poder establecido...

Y esta forma de vida, este modo de entender la propia existencia evolucionó en las décadas siguientes. Toda acción tiene su reacción y toda tesis tiene su antítesis.

Y cuando uno tuvo uso de razón fue testigo del legado de la forma de entender la vida de los hippies. Algo caló en futuras generaciones y sin adoptar la filosofía de vida sí que se conservaron detalles estéticos y culturales de ese movimiento. En los últimos años de los 70 y los primeros de los 80 éste que escribe ya era capaz de discernir el mundo que le rodeaba, cómo era la juventud y cómo sería en un futuro.

Y era en mi entorno entre los jóvenes se llevaba lo de irse de excursión al campo, con una guitarra y a la vera de un fuego cantar. Eran canciones tales como Blowin' in the wind, Kumbayá.... Un poco la herencia del folk americano, Joan Baez, Bob Dylan...


Era una nueva tribu no sé si urbana, pero tribu al fin y al cabo: los llamábamos kumbas o kumbayás, el amor por la naturaleza, la defensa de la amistad y la lealtad para una serie de valores que ensalzaban a la persona como ser humano.

Y ante un mundo nacía otro paralelo y opuesto. Eran los pijos, el valor de lo trivial, de lo material, de la imagen en detrimento del fondo...

Y sin saber por  qué estábamos inmersos en esa vorágine de ideologías simplemente porque nos había tocado vivir esa época.

Siempre han habido formas de entender la vida desde la juventud pero lo único cierto es que el motor que movía en general a esa etapa de la vida era la protesta contra lo establecido, si te decían  blanco era negro, si te decían siéntate te levantabas, y es que estabas creciendo, empezabas a intentar ser tú mismo y no lo que se pretendía que fueras.

Y es por eso que cuando miro atrás no me pregunto lo que fui o lo que soy si no lo que me hubiera gustado ser y qué época hubiera sido la idónea para ello. 

No sé si porque no pude vivirla pero los sesenta no hubieran estado mal.

¿Qué nos ha quedado de todo aquello?, ¿qué dirá el futuro de la juventud actual?  Parece que tras unos años de abulia, de acarajotamiento hoy nacen unas nuevas generaciones con inquietudes, con vida, con ganas de cambiar un mundo que es una puta mierda. 

Y algunos les llamarán perroflautas y se aprovecharán de las manzanas podridas de una colectividad para desacreditarla;  y unos años más tarde el sistema absorberá a esos jóvenes y los cambiará, se harán más conservadores y verán a la juventud de su madurez como unos locos que no respetan nada, que sólo intentan derrumbar ese mundo que tanto tiempo les ha costado construir, y no se habrán percatado que es ese  mundo que defienden el mismo contra el que luchaban.

Sólo espero que siempre nos quede un rinconcito en nuestra alma que sea aún joven y que no se acomode

Que sigan habiendo hippies.

Que sigan habiendo kumbayás.

Que lo bueno de cada momento perviva en el futuro, que condenemos los abusos  y que nunca digamos eso de "que se jodan" cuando las injusticias no nos afecten.

...que no dejemos nunca de crecer:




(Perdón por el tostón, pero es lo que tiene empezar a escribir sin saber exactamente lo que quieres decir)

18 comentarios:

  1. Sí señor, que siempre no quede un trocito de nosotros que no se acomode. ¡Brindo por eso! ;p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Speedygirl: brindemos, pues, por la rebeldía!!!

      Eliminar
  2. me encanta!! hippie!! quedarías genial con una guitarra..
    perroflauta.. yayoflauta.. sanidad.. educacion.. que menos que movernos ante la que está cayendo..
    y si es al ritmo de kumbaya.. pues bueno... revoltosa tampoco está mal...

    un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PUMÍ: lo que me hubioera gustado saber tocar la guitarra, pero el que vale vele, y el que no, pues que se apaña con una flauta!!!

      Un beso, mañica!!

      Eliminar
  3. Estoy de acuerdo...en parte...porque no hay que ser perroflauta para estar vivo y luchar por los ideales...incluso los pijos pueden serlo desde su vida acomodada, porque al final todo son etiquetas...pero en general, estoy contigo hay que tener inquietudes y no perder aquello que nos hace unicos...

    un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vsrillo: el problema creo que no es etiquetar a la gente si no asociar unas etiquetas con otras que no tienen nada que ver , si eres verde no tienes porque ser simpático, por ejemplo.

      Besos

      Eliminar
  4. En mi pueblo éramos 4, Pedro, David,Roberto y yo, como para hacer tribus, Aunque bueno, el indio lo hacíamos un rato...

    ResponderEliminar
  5. Ruben: quizá por eso se habla de tribus urbanas.... que en los pueblos eran, éramos cuatro y el cabo

    ResponderEliminar
  6. No se yo que decirte, hubo tribus en un momento ahora parece que sufrimos una tremenda necesidad de poner etiquetas a todo, aunque venga de la idea de un spot publicitario. En todo caso... pocas conservaron su idea original y así nos va. Y la etiqueta más terrorífica? los "ninis"
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mientrasleo: el problema no es etiquetar los comportamientos, el problema es si se hacen asociaciones injustas en base a esas etiquetas. Y no sólo ninis hay muchas más T
      tribus, etiquetas que definen a gente que aporta poco a la sociedad

      Besos

      Eliminar
  7. Oye, que post tan bonito. Espero lo mismo que tú, que siempre haya gente distinta y dispersa que nos ayude a pensar en que otra clase de vida es posible.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tequila: lo importante es que haya gente que valga la pena, y que se consiga un mundo un poquito mejor

      Besos

      Eliminar
  8. Me ha encantado!!! Tenemos que conservar algo de inconformismo, donde sea, en el momento que sea.. Y porque ya no puedo ser igual que a los 20 (las obligaciones me han devorado) quiero pensar que algo guardo a mis 30 de "perroflauta" de "hippie" o de discernir que lo establecido no es lo mejor. besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mafalda Nadal: cierto es que la sociedad nos ata, nos devora (como bien apuntas) nos absorbe a su terreno y que no siempre nos deja ser libres para ser críticos con el mndo que nos rodea. De vez en cuando vale la pena abstrarse de todo y ver las cosas "desde fuera"

      Besos

      Eliminar
  9. Que nunca llegue el día en el que todos nos demos por conformes, en el que sólo nos duela lo nuestro. En el que la empatía muera. Hay momentos que parece que ha llegado, pero sólo lo parece :)

    Muuua!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estróegena: y que seamos capaz de apreciar, y encontrar a la gente de buena voluntad, que se preocupa por el príjimo. Que haberlos los hay, aunque hagan menos ruido que los "indeseables"

      BEsos

      Eliminar
  10. Tú divaga, divaga, que es muy interesante esto que dices.
    Felices vacaciones ! (si las tienes, porque servidora, se dedicará a levantar España)

    ResponderEliminar
  11. Dartthpitufina: pues ya ves de vez en cuando me da por divagar!!!

    Y ya se acabó lo bueno, suerte que había por ahí gente como tú levantando el país.

    Muchas gracias!!!

    ResponderEliminar

Diu la teva

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails