Seguidor@s de Embolica (Hazte seguidor/a)

lunes, 20 de mayo de 2019

Perder Vs encontrar dinero



Si hubiera una fórmula matemática que expresara la relación emotiva que supone el disgusto de perder dinero al placer de encontrarlo seguramente no sería proporcional al montante del extravío o del hallazgo del mismo.

El caso es que el otro día perdí 20 euros por la calle, justo antes de abrir el portal de casa, dìme cuenta cinco minutos después de haber entrado ya en el domicilio, estando seguro de cómo y dónde lo perdí, repito, justo antes de abrir el portal acudí raudo al lugar del crimen. El ascensor aún en mi piso, un octavo. Buena señal Tras descender observo que aún no se ha hecho de noche (pasadas las nueve de la noche). Mala señal.

Abro la puerta del portal y me cagó en .... ni rastro del billete de 20 euros. Instintivamente miro alrededor a ver si veo alguna mirada culpable que delate al afortunado a la par que espero que nadie se dé cuenta de mi desazón por haber hecho el primo.

Es más la sensación de impotencia que la pérdida en sí (y eso que soy catalán, y como diría la Bombi "y eso dueleeee").

Tras renegar todo lo  posible y cuando se me pasa el berrinche recapacito al respecto y el bagaje de perdidas y hallazgos de dinero es claramente desfavorable. Más mal humor que intento paliar con aquello de que la justicia cósmica me resarcirá de tal equilibrio y a la larga la balanza se nivelará. Luego ya discutiremos sobre el ipc de tal operación  (y es que si encuentro el billete de 20 euros de aquí veinte años, maldita la gracia, que no podré tomarme ni un café con él cuando hoy podría tener un menú diario bastante apañadito.

Pero recapitulemos, llegado el caso que recupero ese déficit, y si encima fuera  fuera de una vez, la alegría producida no sería equivalente en ningún caso a la tristeza producida por la pérdida acumulada (y os aseguro que no es nimia). Porque tras la euforia inicial no pudiera dejar de pensar en que ese dinero lo ha perdido alguien y quién sabe si realmente le ha producido un cataclismo importante.

¿Alguna anécdota al respecto?

¿Me ayudáis a hallar una fórmula matemática que iguale tal paridad?

¿Vuestro computo global de pérdida vs hallazgo de dinero en la calle refleja superàvit o acaso también, como en mi caso refleja un déficit apabullante?

Ya me contarèis, o no, como gustéis.


1 comentario:

  1. Y eso dueleee, jajaja!!
    Como catalana, lo entiendo, duele y mucho, pero la verdad es que yo perder un billete así no lo he perdido nunca, lo he perdido de otras maneras, comprando algo tonto que no sirve para nada o dejándoselo a alguien del que nunca más se supo (y eso también duele) o me han dado mal un cambio ¡todo cuenta, caray!. Y en cuanto a encontrarme dinero, monedas sí, pero billetes no, bueno uno que me encontré en un bolso que iba a tirar, que era mio por lo que no vale ¿o si?
    Y eso me hace pensar que es posible que alguna otra vez tirara un billete olvidado en un bolso ¡ayyyyy, cómo me duele sólo pensarlo!
    En fin, Sese, espero que un día de estos encuentres un billete de 500!!
    Besitos.

    ResponderEliminar

Diu la teva

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails